Alguien dijo que no somos más que títeres manejados por otros. La situación no es tan grave si tenemos identificados aquellos que intentan mover nuestros hilos…