La moda no solo está en los grandes almacenes ni en los desfiles de diseñadores de renombre. En un mercadillo la gente inteligente sabe encontrar piezas que se avienen a su personalidad propia. Con cuatro trapos hay personas elegantísimas.