“Un amigo fiel es un alma en dos cuerpos”, afirmó Aristóteles. Hasta el desierto más abrasador se convierte en una plácida pradera si tienes a tu lado a un buen compañero de viaje. Tanto si es un paseo corto como si no, un amigo nunca sobra, sobre todo cuando el horizonte no parece despejado.