Sí, tienes razón, es un bodegón un tanto singular: una montaña de ajos y al fondo la catedral de Segovia. Si es que a este gran monumento cualquier acompañamiento le sienta bien…