Detrás del Campus de Santa Cruz la Real se extiende una hermosa Alameda a la que se llega a través de una especie de túnel que han formado los árboles en junio. A tan solo unos pasos del antiguo convento, la naturaleza en todo su esplendor. Así es muy fácil sentirse un privilegiado.