Un sabio dijo que nuestra obligación como seres racionales es actuar como si los ojos de todo el mundo nos estuvieran observando. No necesitamos que nos controlen: el que actúa bien, no necesita vigilantes.