Hay balcones de Segovia donde los rosales se asoman para llamar la atención. Son realmente hermosos los días de luz. Dicen los que saben que se puede prolongar la vida de una rosa si se mantiene en agua en un lugar fresco y alejado del sol. Realmente, una rosa no necesita grandes cuidados. Hay cosas bellas en nuestra vida que somos incapaces de guardar, a pesar de que nos exigen muy poco, quizá tan solo un poco de atención. Si nos desentendemos de lo bueno que tenemos cerca, no es extraño que hasta los rosales más hermosos acaben pudriéndose.