Un pequeño graffiti elige una calle propicia para una emboscada. La víctima es un coche que sube velozmente la calle. Mira bien: hasta en los rincones más insospechados se esconden secretos. Lo divertido es jugar a interpretar el lenguaje callejero con el que se expresa la ciudad.