En Santa Cruz la Real, las luces y las sombras son caprichosas los días soleados. Los grandes ventanales permiten el paso de la luz natural hacia las zonas más oscuras y las sombras proyectadas en suelos y muros forman figuras geométricas realmente sugerentes. Hay que dejarse invadir por la luz del campus.