Las piedras de Segovia hablan. En uno de los pináculos góticos del antiguo convento de Santa Cruz la Real aparece un águila de dos cabezas. Este símbolo lo trajo a España Felipe el Hermoso, el consorte de la reina Juana I. Fue el símbolo del Imperio Español de los Austrias. Si uno sabe fijarse, las piedras de Segovia cuentan historias de siglos pasados…