En una mañana azul observo el vuelo elegante y misterioso de las cigüeñas. Planean tranquilas y serenas en derredor del campanario del antiguo Convento de Santa Cruz la Real. Su aleteo silencioso me cautiva.