A veces las sombras cambian la realidad. En la época en que vivimos hay sombras que nos deforman el paisaje. Hay que saber bien distinguir lo que es la realidad de un mero juego de apariencias.