Qué paradoja: la sencillez es una de las artes más complejas que conozco. Qué difícil es encontrar hombres sencillos que sepan expresar ideas complejas. El escritor castellano Miguel Delibes, uno de los grandes de la literatura española, utilizaba en sus artículos y novelas un lenguaje sencillo, una narración limpia y sin artificios. También en el arte fotográfico la sencillez es una de las reglas maestras de la composición. Chema Madoz, uno de los más reconocidos fotógrafos españoles, procura que sus imágenes “respiren levedad y sencillez”. Ya lo dijo Albert Einstein: “Si tu intención es describir la verdad, hazlo con sencillez y la elegancia déjasela al sastre”.