El Alcázar de Segovia, la fortaleza de los reyes castellanos, es la proa de un barco que se abre paso en la llanura castellana. En una roca inexpugnable, rodeada por los ríos Clamores y Eresma, se eleva este castillo de cuento de hadas.