En Segovia no echamos de menos el mar, ya nos hemos acostumbrado a vivir sin él. En la zona de Las Lastras, el paisaje se vuelve espectacular cuando el cielo se revuelve y el viento azota las nubes y despeina los campos de cereales. El mar aquí es de espigas y la catedral, el faro que nos guía y protege.