Paseando por el centro de Segovia pude observar esta imagen: dos operarios subidos en un andamio. Me recordó instintivamente a esos mensajes de las webs que fallan y que alertan de que están en construcción; el propietario del sitio web está actualizando los contenidos o, sencillamente, está solucionando algún problema técnico. El ser humano, al igual que las páginas en Internet, tendría que tener la posibilidad de “resetearse”, de pararse por un momento para actualizarse o corregirse; y así mejorar. Imaginad a ciudadanos por la calle con un cartelito colgado de “Ahora no puedo atenderte, estoy en construcción”.